SUCESOS

FICE denuncia que las medidas del Gobierno ponen en riesgo la competitividad y supervivencia del calzado

La Federación de Industrias del Calzado Español (FICE) ha expresado su profunda preocupación y desacuerdo con las recientes medidas laborales anunciadas por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. La patronal del calzado advierte que estas medidas, adoptadas sin un verdadero diálogo social, generan incertidumbre y aumentan significativamente los costos para las empresas zapateras, poniendo en riesgo su competitividad y supervivencia
FacebookTwitterWhatsApp
Iván Hurtado
28 de junio de 2024 - 11:30

Entre las medidas controvertidas se encuentra la reducción de la jornada laboral a 38,5 horas semanales, que entrará en vigor inmediatamente tras la publicación del decreto, y que se reducirá a 37,5 horas a partir de enero próximo. FICE denuncia la falta de flexibilidad en esta normativa, que no toma en cuenta las particularidades de cada sector o empresa, lo que podría traducirse en una disminución de la productividad y mayores dificultades en la gestión y adaptación de las empresas.

Adicionalmente, el incremento en las contribuciones a la seguridad social para ciertas categorías de trabajadores y la obligación de mantener los niveles de empleo sin reducción de plantilla son medidas que, según FICE, imponen una carga adicional directamente sobre las empresas. El refuerzo de los controles y sanciones por incumplimiento de la nueva normativa agrava aún más esta situación, incrementando los costos operativos.

La patronal del calzado recuerda que actualmente rige un convenio, fruto del diálogo social con los sindicatos, vigente hasta finales de 2025, y considera que las nuevas imposiciones del Gobierno atentan contra este acuerdo. FICE insiste en que no se puede fijar una jornada semanal máxima sin considerar el cómputo anual, ya que esto resultaría en una merma de la productividad y competitividad de las empresas zapateras, que operan en un mercado globalizado y altamente exportador.

Desde FICE, se aboga por un diálogo constructivo que permita establecer un marco laboral sostenible, sin comprometer la competitividad ni la supervivencia de las empresas. La patronal alerta sobre el previsible deterioro del sector en el segundo semestre del año si estas medidas se implementan sin las adecuadas compensaciones. “Estamos ante una coyuntura que exige reflexión y consenso para evitar un impacto negativo mayor en nuestra industria y en todos los trabajadores que dependen de ella”, aseguran.

Las asociaciones empresariales, incluyendo FICE, instan al Gobierno a reconsiderar la implementación de estas medidas y a adoptar un enfoque más flexible y dialogante, sugiriendo 2026 como una fecha más viable para la puesta en marcha de cualquier cambio significativo. La ministra de Trabajo ha advertido que, en caso de que la patronal no reaccione antes del próximo lunes, se pactará con los sindicatos la reducción de la jornada laboral a 37,5 horas sin merma salarial, lo que ha sido duramente criticado por la patronal como una “imposición” gubernamental.