REPORTAJE

La nueva cara de Carrús

El gobierno de Elche se encuentra en la búsqueda de revitalizar el barrio ilicitano mediante iniciativas como la rehabilitación de los mercados de la Plaza Madrid y Plaza Barcelona. Estos mercados son pilares esenciales en la vida diaria de los residentes, y el objetivo es mejorar sus cerramientos, suelos, fachadas, cubiertas, así como la ventilación e iluminación
FacebookTwitterWhatsApp
Claudia Porta
14 de abril de 2024 - 11:50

En el afán constante por revitalizar la zona de Carrús, la ciudad de Elche se embarca en una misión para infundir nueva vida a su tejido comercial y social, buscando la tan ansiada transformación integral deseada por los ilicitanos. Este renacer se materializa a través de emocionantes proyectos, destacando la completa rehabilitación de dos de sus mercados más emblemáticos: la Plaza Madrid y la Plaza Barcelona.

Durante décadas, estos mercados han sido pilares fundamentales en la vida cotidiana de Carrús, enriqueciendo la rutina con su encanto histórico y ofreciendo una amplia gama de productos frescos de calidad. Además de ser puntos de abastecimiento, los mercados son auténticos centros comunitarios, con asociaciones de comerciantes que trabajan arduamente para mantener vivo el espíritu del mercado y fomentar la colaboración entre sus miembros.

Sin embargo, con el paso del tiempo, estos lugares emblemáticos han comenzado a mostrar señales de desgaste. Este ambicioso plan de acción no solo busca devolverles su esplendor físico, sino también proteger su valiosa historia y herencia arquitectónica, preservando así la esencia de estos rincones históricos.

Tras casi tres décadas sin reformas, el gobierno municipal se ha propuesto modernizar los espacios, mejorando cerramientos, suelos, fachadas, cubiertas, ventilación e iluminación. En la Plaza Barcelona, se reubicarán los puestos en la planta baja, mientras que la planta superior se destinará a oficinas municipales, con una inversión de 800.000 euros. Este plan ha generado cierta controversia entre los vendedores, quienes expresan su deseo de permanecer juntos en la parte baja del mercado, argumentando que muchos de los puestos permanecen cerrados y que las oficinas del Ayuntamiento podrían atraer un mayor flujo de visitantes. 

Sin embargo, Javier Cuenca y Natalia García, vendedores del puesto Frutas y Verduras Paco y Virtu, han criticado la actuación, acusándola de una “expropiación encubierta” y expresando preocupación por el futuro del mercado. Según relatan, la historia se remonta a la donación de los terrenos por parte del Marqués de Elche, con el propósito de establecer un mercado y una escuela para los trabajadores locales. Estos lamentan que los alcaldes posteriores hayan priorizado la obtención de ingresos sobre el mantenimiento de este, lo que ha generado una competencia desmedida en los alrededores. Además, han expresado preocupación por los rumores que circulan entre la población sobre la posible “privatización de la gestión”, con nuevas concesiones a precios elevados. Así mismo, critican la falta de interés del ayuntamiento en revitalizar Carrús, argumentando que las condiciones propuestas no son sostenibles y contribuyen al deterioro progresivo del mercado.

En la Plaza Madrid, la actividad comercial continuará en ambas plantas, con trabajos destinados únicamente a modernizar las infraestructuras del edificio, con un presupuesto de 984.800 euros. En este caso, la opinión de los comerciantes es unánime: llevaban tiempo solicitando reformas para mejorar el aspecto físico del mercado, y tras un exceso de cinco años en el proceso de concesiones, el gobierno finalmente ha respondido a sus reclamaciones. Del mismo modo, han afirmado que hasta ahora no han recibido información por parte del ayuntamiento de Elche; únicamente de lo divulgado en los medios de comunicación.

Con una mirada hacia la funcionalidad, los mercados de la Plaza Madrid y Plaza Barcelona deben adaptarse a las exigencias del siglo XXI. El gobierno tiene como objetivo crear dos entornos contemporáneos y acogedores, mejorando la accesibilidad y optimizando los espacios interiores, con el fin de atraer tanto a residentes como a visitantes de la ciudad. Además, se espera que estas reformas impulsen la economía local y respalden a los comerciantes del área, proporcionándoles un entorno dinámico para sus negocios y fomentando el comercio local en Carrús.

La revitalización de la zona de Carrús en Elche representa un testimonio de la capacidad de transformación y renacimiento de una comunidad. A través de un enfoque integral que abarca desde la mejora de la infraestructura hasta el fomento de la actividad económica y cultural. Más allá de cambiar su apariencia física, la restauración de los mercados de la Plaza Madrid y Plaza Barcelona tiene como objetivo instaurar un nuevo estilo de vida a la comunidad, creando entornos más prósperos e inclusivos para todos. Sin duda, la revitalización de Carrús no solo pretende transformar su paisaje físico, sino también renovar el espíritu y la esperanza de todo el barrio.